• Disponibles los vídeos sobre Bioenergía

    Ya están disponibles los vídeos correspondientes a las presentaciones del 10º Congreso Internacional sobre Bioenergía.

    Pulsando en el siguiente enlace puedes acceder a la relación de vídeos publicados.

    El Congreso Internacional de Bioenergía (CIB) se celebró el 22 de septiembre de 2015 en el marco de Expobiomasa’15. En lo que supone su 10º aniversario tiene marcado el objetivo de ofrecer a los profesionales las claves para adaptar su negocio o futuros proyectos a la nueva estrategia energética europea.

    800x600-astillas-ezcoczeazymymy

    El Congreso, fue organizado por AVEBIOM Y se estructuró en 3 bloques temáticos:

    Bloque 1: Marco de referencia europeo y nacional para alcanzar los objetivos 2020

    Se expuso el marco general europeo de actuación en materia de Clima y Energía para 2030 y, en particular, el papel de la bioenergía a nivel europeo para alcanzar los objetivos establecidos para 2020. También se abordaron las políticas y mecanismos nacionales de soporte para el sector de la biomasa.

    Bloque 2: Hacia un sector de la biomasa bajo en emisiones

    Se mostraron los principales cambios legislativos que afectarán al sector en los próximos años: Real Decreto de protección de la atmósfera, Reglamentos Ecodiseño y Ecoetiquetado, Nueva Directiva Instalaciones de Mediana y Pequeña Potencia, etc. También se presentaron las principales tecnologías disponibles para reducir y controlar las emisiones de las instalaciones de biomasa y su aplicación práctica.

    Bloque 3: Hacia una cadena de suministro de la biomasa trazable y sostenible

    Se expusieron los sistemas de certificación de sostenibilidad y cadena de custodia existentes para las distintas etapas de suministro de la biomasa. También se mostraron las diferentes herramientas disponibles para control de huella de carbono, análisis de ciclo de vida, etc.

    Ofrecemos el acceso a los 20 vídeos que configuran las presentaciones más relevantes de este Congreso, confiando en que sean de vuestro agrado

     

  • La biomasa se consolida como primera fuerza renovable en la UE

    Según nos informa nuestro amigo Javier Rico, en Europa se confirma el liderazgo de la bioenergía entre el conjunto de las renovables, con el 61% de toda la energía consumida, principalmente debido a la producción de calor. También se destaca que sólo se importó el 3,8% de la biomasa final consumida y que la Unión Europea lidera la producción y el consumo mundial de pélets.
    La UE produce el 50% del total mundial de pélets (13,5 de 27 millones de toneladas) y consume casi el 75% (18,8 de 25,4 millones de toneladas). Estas cifras denotan por sí mismo el importante papel que juega la UE en el mercado internacional de la biomasa, y que el informe de Aebiom se encarga de destacar. “Hoy en día, la bioenergía es, con diferencia, la fuente de energía renovable más importante de Europa, ya que representa el 61,2% de toda la energía consumida a partir de ellas”, explica Cristina Calderón, directora editorial del informe estadístico publicado por la asociación.

    La biomasa se consolida como primera fuerza renovable en la UEEn algunos países del este la bioenergía juega aún un papel mayor entre las renovables, llegando al 85% de cuota en Estonia, Polonia y Letonia. Aebiom revela que el consumo final de bioenergía casi se ha duplicado entre 2000 y 2013, llegando a 105,1 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo). El mismo informe advierte que esta tendencia va a continuar. “Según las proyecciones de los Estados miembros –señala–, el consumo de biomasa para energía aumentará en al menos 33 Mtep en 2020”.

    El calor, por delante de la electricidad y el transporte
    La principal responsable de este consumo, tanto de los 105 Mtep de 2013 como de los casi 139 Mtep que se esperan en 2020, es la generación de calor. Este destino se lleva el 74.6% de la biomasa consumida con fines energéticos, con 78,5 Mtep, seguido de la electricidad, con 13,5 Mtep, y los biocarburantes para el transporte, con 13,1 Mtep. El informe atribuye precisamente este aumento continuado a la versatilidad de la biomasa (transporte, electricidad, calor y frío), lo que también permite un elevado número de empleos (494.500) frente a otras fuentes renovables. El 64% corresponden a la biomasa sólida.

    También se valora especialmente el carácter autóctono de la energía, ya que, de los 123 millones de toneladas de biomasa consumidas en la UE, el informe afirma que solo se importó el 3.84%. Alrededor del 70% de la materia procede del sector forestal y el 30% restante se lo reparten los residuos y la agricultura. La importación se centra sobre todo en los pélets de madera, seguido de astillas y leña. Norteamérica, otros países europeos y Rusia son las principales zonas de origen.

    El consumo de pélets para calor mantiene el tipo de la biomasa
    Volvemos a los pélets porque es aquí donde radica buena parte del mantenimiento e incluso alza de los números de la bioenergía, como certificó también el último informe de la FAO sobre el comercio mundial de madera. El calor, tanto doméstico como de la industria, es el principal destinatario de esta madera densificada, que se ha visto beneficiada por sus bajos precios y el incremento en la instalación de calderas y otros aparatos de calefacción con biomasa. Cae, sin embargo (un 1,6%) el consumo en centrales eléctricas y de cogeneración, según Aebiom por “la fragilidad que muestra este sector al estar sujeto a marcos públicos de ayudas”.

    El quinteto principal de países productores de pélets en la UE lo encabeza Alemania, con 2,1 millones de toneladas, seguido de Suecia (1,6), Letonia (1,3) y Francia y Portugal (un millón cada uno). En cuanto al consumo, Italia lidera de manera destacada la clasificación, con 2,9 millones de toneladas. Los siguientes puestos los ocupan Alemania (2 millones), Suecia (1,4), Francia (0,9) y Austria (0,8). En cuanto a España, el resumen del informe de Aebiom nos sitúa en una horquilla entre las 300.000 y las 600.000 toneladas tanto en producción como en consumo.

    Por último, el Statistical report-European bioenergy Outlook de 2014 menciona también el sistema de certificación de calidad ENplus para los pélets como un acicate más para el crecimiento del mercado. Y más que puede hacerlo crecer, ya que de las seis millones estimados de toneladas certificadas en 2014 estiman que se pueden rozar los ocho millones a finales del presente 2015. Aquí España aparece entre los países del mundo con mayor número de empresas certificadas (31), solo superada por Alemania (36) y con cierta distancia del tercero, Austria (21).

     

  • Más de 2.000 personas participan en una compra colectiva de biomasa

    Según ha informado la OCU, más de 2.000 personas se han inscrito en la primera compra colectiva de biomasa, promovida por esta Organización de Consumidores y Usuarios desde el pasado 29 de septiembre, dentro del proyecto europeo Clear orientado a impulsar las tecnologías más eficientes entre los ciudadanos.

    En los meses de verano, las actividades del programa se centraron en facilitar la compra de equipos de aire acondicionado, mientras que, ahora, cuando se aproxima el invierno, las acciones se orientan a la biomasa, el combustible que alimenta las estufas de pellets, el equivalente moderno a una estufa tradicional de leña.

    pellets_biomasa_forestal_ediima20140203_0727_13_93515200

    La OCU, que participa en el programa Clear junto con otras entidades europeas, señala en un comunicado que la biomasa puede ser una alternativa adecuada para la climatización de los hogares, “fácil de instalar, ecológica y con muchas ventajas económicas”.

    Esta organización ha analizado varias estufas de pellets y ha comprobado sus importantes mejoras, como una resistencia eléctrica que facilita el encendido y la quema automatizada, un termostato regulable para controlar la temperatura o un ventilador para acelerar la difusión del calor por la habitación.

    Además, la OCU ha estudiado el combustible necesario para su funcionamiento, los pellets, unas barritas cilíndricas de residuos compactados de madera, con alto poder calorífico y con precios económicos.

    Para esta organización, el mayor atractivo de esta tecnología se centra en el ahorro que supone y lo rápido que se amortiza la inversión.

    Según la OCU, una estufa de pellets de 8,5 kilovatios, suficiente para calentar una estancia de hasta 70 metros cuadrados, y que funcione unas cinco horas al día supone aproximadamente un 40 por ciento de ahorro respecto a una estufa similar alimentada por gasóleo.

    Más de 2.000 personas se han interesado hasta el momento en la compra colectiva de pellet que llevará a cabo la OCU, teniendo en cuenta sus ventajas.

    El plazo para inscribirse ya se ha cerrado, aunque la organización lanzará la segunda fase para que los consumidores puedan beneficiarse de las ofertas logradas en noviembre.