• Galardonados con el “Elinor Ostrom Award”, el Nobel de Defensa de los Comunes

    Nos complace comunicaros que la Asociación Forestal de Soria ha sido distinguida con la tercera edición del “Elinor Ostrom Award”, por el trabajo que viene desarrollando en defensa de los montes de socios.
    Este premio, es el máximo reconocimiento que a nivel mundial se otorga a instituciones, administraciones o particulares que ejercen una labor relevante de defensa de los bienes comunes y de su gobernanza.
    El premio se concede en memoria de la que fue Nobel de Economía, la politóloga estadounidense Dña. Elinor Ostrom (1933-2012), quien con su trabajo a lo largo de 30 años consiguió no sólo superar el enfrentamiento conceptual entre lo público y lo privado, reconociendo el concepto de “bienes comunes” y visibilizando su especificidad, sino también demostrar que cuando la gestión de los bienes comunes se desarrolla por sus propios interesados a través de modelos de gobernanza claros y democráticos, esta gestión es mucho más eficiente, contradiciendo así años de tradición económica en los que se venía sosteniendo que los grupos humanos por sí mismos, eran incapaces de gobernar de forma sostenible sus bienes.


    En nuestro caso, el trabajo que desarrollamos en favor de los montes de socios, consiste en recuperar, visualizar y posicionar en el siglo XXI una forma colectiva de propiedad nacida a raíz de los procesos desamortizadores de finales del siglo XIX.
    Una de las grandes innovaciones que la Asociación Forestal de Soria ha aportado con su trabajo de recuperación de este tipo de espacios forestales, es el concepto de comunidad local sobre el que estas fórmulas comunales toman cuerpo en los tiempos actuales, apostando por un nuevo modelo, en el que participan tanto las personas todavía residen en los pueblos como las que viven fuera de ellos pero que se sienten vinculadas a los mismos. Este acercamiento rural – urbano, además de aportar un elevado número de efectivos a los modelos comunales (son habituales los pueblos con menos de 10 habitantes pero cuyo comunal está formado por varios cientos de personas) y de favorecer la equidad y la integración igualitaria de todo tipo de perfiles sociales como mujeres, jóvenes o colectivos en riesgos de exclusión, garantiza la propia persistencia del comunal, su rejuvenecimiento, y además enriquece el modelo de gobernanza al aportar diferentes visiones y formas de entender las relaciones entre las personas y los recursos naturales, convirtiendo a los espacios rurales en “territorios de oportunidades”.
    El trabajo desarrollado por la Asociación Forestal de Soria también ha permitido demostrar uno de los grandes postulados de Elinor Ostrom, constatando que cuando se hace un buen trabajo de preparación, de formación y de acompañamiento, las comunidades son capaces de manejar y gestionar sus recursos de forma autónoma.
    El trabajo conseguido desde la iniciativa “Montes de Socios”, y especialmente en contextos de alta despoblación, se alinea perfectamente con otra de las máximas de la Nobel de economía, al maximizar la importancia de las comunidades humanas, en este caso a través de las Juntas Gestoras, configurándolas en pilares de la conservación del medio rural.


    El hecho de que la Asociación Forestal de Soria haya sido reconocida con esta máxima distinción internacional por su trabajo de recuperación y defensa de los montes de socios en España, es una gran noticia no sólo para los montes de socios, sino también para todas los pueblos, sistemas locales y fórmulas comunales todavía vigentes en nuestro país.
    Como sociedad avanzada y en pleno siglo XXI tenemos que pararnos a pensar el futuro que queremos proporcionar a las zonas rurales. Consentir su desaparición nos empobrecerá como país, y nos generará un problema en términos económicos, ecológicos y sociales.
    La Asociación Forestal de Soria, a través de la fórmula de las “Juntas Gestoras” ha puesto sobre la mesa un modelo efectivo para rescatar del abandono los montes de socios y para lograr la vertebración y el desarrollo de muchos pueblos de montaña.
    Los montes de socios ocupan hoy en España una superficie aproximada de 1,5 millones de hectáreas afectando a varios cientos de miles de personas. Nuestra realidad es sólo la punta del iceberg de lo que son los modelos comunales en nuestro país: donde la mayor parte de los terrenos de pastos son comunales, donde la pesca de bajura está configurada por más de 200 cofradías, donde las sociedades de cazadores gestionan 6,4 millones de hectáreas, donde aún se mantienen varios miles de sociedades de riego, donde todavía existen 3.000 montes vecinales en mano común, o donde gran parte de los terrenos municipales conservan vínculos de gestión con sus respectivas sociedades vecinales.
    Por todos ellos y por las más de 15.000 personas que actualmente configuran la iniciativa montes de socios, la concesión de este premio nos llena de especial satisfacción, y nos hace mantenernos fieles con nuestro propósito de convertir a los espacios forestales en elementos dinamizadores del medio rural.
    La concesión de este galardón, considerado el Nobel de Defensa de los Comunes, hace que necesariamente nos acordemos de nuestros antepasados, quienes con un gran esfuerzo fueron capaces de recuperar estos territorios y, a lo largo de generaciones, conservar el patrimonio natural del que hoy somos depositarios. De aquellas raíces vienen hoy estas ramas.
    Queremos agradecer a todos los pueblos de España implicados en esta iniciativa la confianza que han depositado en nuestra organización para constituir sus respectivas Juntas Gestoras.
    También queremos especialmente dar las gracias al Ministerio de Medio Ambiente, a la Junta de Castilla y León y a la Diputación Provincial de Soria por el apoyo que siempre nos ha ofrecido, así como a las CCAA del Principado de Asturias, Castilla la Mancha, Extremadura y Aragón, por su sensibilidad y trabajo en pro de la recuperación de los montes de socios.
    De igual manera nos queremos acordar de las personas que desde la Universidad y desde el Colegio de Ingenieros de Montes, desde hace años, vienen ofreciendo soporte académico y profesional a nuestro día a día; así como de las personas y entidades públicas y privadas que en la medida de sus posibilidades nos han ofrecido ayuda para hacer posible este trabajo.
    Y cómo no, agradecer a Ashoka España, por habernos nominado a esta convocatoria y por el trabajo que desarrollan fomentando el emprendimiento social en nuestro país.
    La entrega del galardón tendrá lugar el próximo mes de julio en Utrecht (Holanda), en el marco de la XVI Conferencia Internacional de Estudio de los Comunes.

    Un fuerte abrazo a tod@s.

  • En información pública el Decreto regulador del recurso micológico

    A través de la modalidad de Gobierno Abierto, la Junta de Castilla y León ha hecho público el Proyecto de Decreto de Regulación del recurso micológico silvestre en Castilla y León.

    A través de este enlace os facilitamos el acceso al mismo.

    Tal cual indica la propia Junta de Castilla y León, los recursos micológicos de Castilla y León constituyen una extraordinaria riqueza, por su diversidad y abundancia, que merece ser conservada y aprovechada con garantías de sostenibilidad.

    El borrador de decreto pretende completar el marco normativo que regule el aprovechamiento, la comercialización, el transporte, el consumo, la restauración y la promoción turística del recurso micológico en Castilla y León.

    En el propio portal del Gobierno Abierto podéis conocer comentarios y sugerencias formulados al mismo.

    Os recordamos que el plazo para realizar aportaciones finaliza a las 9:00 h. del 19 de septiembre de 2016.

    Niscalo_1000x72

    Por nuestra parte, estamos trabajando en un documento de alegaciones a dicho Proyecto, que publicaremos oportunamente para vuestro conocimiento.

    Nos preocupa especialmente el hecho de que el Decreto no ofrezca amparo administrativo a los titulares de terrenos forestales en régimen privado, y que para hacer efectivo su derecho de propiedad tengan que seguir acudiendo a la vía penal. Esto puede convertir a los montes privados en auténtico sumideros de recolectores ilegales, sabedores de que en este tipo de terrenos la legislación administrativa no tiene valor.

    También consideramos deficiente el hecho de que los Agentes Forestales no puedan decomisar los vehículos de los infractores y que tengan que recurrir a la Guardia Civil para hacer cumplir la Ley. Entendemos que es una pena no aprovechar la potencialidad que el cuerpo de agentes puede ofrecer, y que es hacer de menos a unos profesionales que están todo el año velando porque los aprovechamientos se efectúen de una manera respetuosa y sostenible.

    En cualquier caso, os animamos aprovechar las posibilidades que el portal del Gobierno Abierto ofrece de cara a trasladar allí todas vuestras sugerencias de mejora.

  • “El minifundio deriva en abandono del monte”

    Os hacemos llegar este interesante reportaje realizado a nuestros compañeros de la Asociación de Propietarios Forestales de Asturias y que hemos recogido del boletín Madera Sostenible.

    Como podéis comprobar, a pesar de que la rentabilidad por hectárea en la Cornisa Cantábrica es mayor que en nuestra provincia, el régimen de propiedad sigue siendo un lastre para el desarrollo del sector forestal privado en esa región.

    Las reclamaciones por ellos formuladas hacia su Administración, encaminadas a que de una vez por todas se impulse el saneamiento de la estructura de la propiedad forestal, son análogas a las continuamente planteadas por nosotros, pero no por ello deja de ser interesante el conocerlas.

    Os transcribimos íntegro el reportaje:

     

    PROFOAS_monte-728x293

    El minifundismo, como estructura principal de la propiedad, es un problema clave para el sector forestal asturiano.

    La superficie media que posee un propietario forestal privado en Asturias es una hectárea. Muchas parcelas tienen media hectárea, 300 ó 400 áreas, no más. Aunque lleguen a ser de cinco o seis hectáreas, la explotación de los recursos y aprovechamientos es muy complicada.

    Por ello PROFOAS –Asociación de Propietarios Forestales de Asturias- fomenta el asociacionismo y la concentración parcelaria, con el fin de sumar terrenos de 30 a 40 ha que, a los ojos de la Administración, son unidades mínimas y viables de explotación, que al menos cobrarían a la hora de hacer una corta, recibirían al ganado para pastar y verían mejoradas sus accesos e infraestructuras.

    En los montes asturianos, los pequeños propietarios tienen muchos problemas para desarrollar su trabajo. Aunque mejoran poco a poco las infraestructuras, las concentraciones parcelarias son insuficientes y las transmisiones patrimoniales, de padres a hijos, son muy onerosas (se paga por encima del propio valor de mercado).

    Asimismo, sería deseable que los ayuntamientos cedieran a los selvicultores los terrenos que en su día fueron expropiados, para poder gestionarlos de forma comunal, generando riqueza mediante plantaciones adecuadas (eucalipto, frondosas, pinaster, etc.), en coordinación con los técnicos de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente.

    Iván Fernández, Presidente de PROFOAS

    “Los ingenieros y peritos forestales tienen que hacer gestión –opina Iván Castaño Fernández, Presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de Asturias (PROFOAS)-. Para tener unos montes ordenados y, finalmente, obtener un beneficio”.

    “Muchas personas renuncian a su propiedad –señala Juan Peláez Pérez, propietario forestal de Castropol-, agudizando el abandono del medio rural”. Quien desea conocer su finca se ve obligado a realizar un desbroce importante, para después buscar su parcela; todo ello sin aprovechamiento alguno”.

    A todo ello se suma la descapitalización de los ayuntamientos y la falta de subvenciones, como sí tiene la ganadería, “aunque somos nosotros quienes recogemos el CO2 y saneamos el aire con nuestras plantaciones”, remarca Juan Peláez.

    “Solicitamos que cuando un propietario adquiere una parcela colindante con la suya, se le exima del impuesto de transmisiones, como se hace en Galicia”, apunta Félix López Cuervo, Vicepresidente de PROFOAS.

    “El minifundismo deriva en abandono –sentencia Iván Castaño-. El monte deja de ser productivo para ser improductivo, y una amenaza de incendio”.

    El peso de la crisis

    Venimos de una época de crisis económica, que en Asturias comenzó en 2008. Durante seis años desaparecieron en torno al 60% de los puestos de trabajo en el sector forestal del Principado. Multitud de empresas cerraron y los propietarios forestales privados quedaron indefensos, ya que en varios años no fueron convocadas las ayudas de la Administración.

    PROFOAS_maderaLa crisis también barrió a muchos pequeños aserraderos, que eran foco de demanda de la madera extraída del monte. La recuperación de este tejido empresarial podría ser parte de la solución para un sector que no termina de levantar cabeza.

    Antiguamente la parte del monte que correspondía a una unidad familiar era “su banco”. Cuando se necesitaba un capital se cortaba madera y se llevaba al aserradero del pueblo o de la villa, donde estaba asegurado el cobro.

    “Hoy gana la industria, gana la pastera, gana el aserradero, gana el transporte… Y lo que queda, para el propietario forestal. Hagámoslo al revés –reclama PROFOAS-. Que gane el propietario y, lo que quede, para que ganen también los demás. Que la materia prima es del propietario. Este es el único sector en el que la materia prima no está reconocida”.

    La amenaza del goniptero

    Actualmente, el tipo de cultivo que mayor auge tiene es el del eucalipto. Por su demanda y por tratarse de una especie de crecimiento rápido. El sector ve de nuevo amenazada su prosperidad; en esta ocasión debido al goniptero; un escarabajo que come la hoja adulta del eucalipto y resulta difícil de combatir.

    PROFOAS_goniptero“Combatimos el goniptero mediante lucha biológica, con una mosca que esteriliza la larva del escarabajo, o a través de la colocación de látex en los árboles –explica Félix López Cuervo, Vicepresidente de PROFOAS-. Con insecticida es más complicado; algunos no están permitidos, y desde el suelo el efecto de nuestro ataque es deficiente, debido a la dificultad de tránsito y acceso al monte”. ENCE, ASPAPEL y los propietarios forestales combaten unidos esta plaga.

    A pesar de todo, desde PROFOAS animamos a las nuevas generaciones que se ocupen de sus parcelas y del monte asturiano, en general. “El apego al monte se diluye, la rentabilidad es mínima y los problemas, como queda dicho, graves y acuciantes –concluye Iván Castaño-. Tampoco percibimos por parte de la sociedad reconocimiento a nuestra labor de gestión y preservación del monte. Pero, frente a la desilusión y el desánimo, en PROFOAS optamos por trabajar y seguir reivindicando lo que el monte de Asturias necesita y requiere para pervivir y prosperar. Porque si se gestionara bien, podría dar mucho empleo y mucha riqueza, recuperando personas y familias para los pueblos y el medio rural en general”.

     

     

  • Publicado el libro “La Desamortización Forestal en la Provincia de Soria. La Génesis de los Montes de Socios”

    Acaba de ser publicado por parte de la Excma. Diputación Provincial de Soria el libro: La Desamortización Forestal en la Provincia de Soria. La Génesis de los “Montes de Socios”, del que es autor uno de los Ingenieros de Montes de esta Asociación: don Amador Marín Gutiérrez.

    Libro Amador

     Aprovechando parte del “Fondo Documental de la Desamortización Forestal” generado entre 2010 y 2013 en el marco del Proyecto Piloto “Montes de Socios” de la Red Rural Nacional, al que ha incorporado datos y detalles frutos de su propia investigación, Marín ha conformado una obra llamada a rellenar, de manera concluyente, un hueco existente, hasta ahora, en la historiografía forestal provincial, tan sólo mínimamente esbozado en obras preexistentes.

    El lector va a encontrar en esta obra un análisis minucioso de la incidencia que el fenómeno desamortizador tuvo en nuestra provincia en relación a sus montes, desgranando las consecuencias que sobre la foresta soriana tuvo la desamortización de Mendizábal (1836-1851) y la de Madoz (1855-1924).

    Así, periodo a periodo, etapa a etapa, pueblo a pueblo, se visualiza en este libro la trascendencia que el proceso enajenador tuvo en el mundo rural provincial, cuantificando su alcance y analizando la causa de su diferente incidencia geográfica y temporal (íntimamente ligada a la vegetación que sustenta cada región biogeográfica). Y cada afirmación, cada detalle, queda respaldado con datos fehacientes extraídos de los documentos existentes en los diferentes archivos consultados. Se analizan además, pormenorizadamente, los diferentes Catálogos de montes exceptuados de la desamortización, que, por supuesto, tienen su razón de ser vinculada a este proceso liberal decimonónico; y se hace un cuidado estudio del no tan conocido “Catalogo de Hacienda”, repertorio germinal de los posteriormente denominados montes de libre disposición, donde se destaca la enumeración de su contenido más importante: dehesas boyales y terrenos de aprovechamiento común (tipos ambos invendibles, en base a la propia legislación desamortizadora).

    Archivo Ministerio

    Pero es el capítulo más importante el dedicado a la cuantificación y distribución provincial de los “montes de socios”, demostrando previamente que fue el fenómeno desamortizador el gran generador de estos peculiares predios, consecuencia de que gran parte de las compras de montes, tras las respectivas subastas, se realizaron de manera colectiva por los anteriores usuarios de estas fincas, es decir, los moradores locales de los pueblos en que aquellos radicaban, los cuales, indudablemente, se vieron obligados a realizar una importante esfuerzo económico para garantizar su subsistencia, puesta en riesgo si los montes caían en manos extrañas.

    La labor de investigación ha hecho posible sacar a la luz datos cuantitativos que duplican, e incluso triplican, las cifras superficiales que tradicionalmente se asociaban al proceso desamortizador. El número de predios forestales subastados en la provincia se acercó a los 1.800 casos, correspondiendo tan solo 17 de ellos al periodo de vigencia de la Ley Mendizábal, resultando abrumadoramente más importante la Ley de Desamortización General (Madoz). Y, aunque el proceso fue muy prolongado en el tiempo, prácticamente el 50% de las ventas se concentró en dos años (1866 y 1867).

    La superficie de monte puesta en remate en Soria superó las 207.000 hectáreas, de las que el autor ha encontrado referencias a enajenaciones efectivas para casi 190.000 hectáreas, es decir, un 91%. Y la superficie identificada como monte de socios se acerca a la cifra de 150.000 hectáreas.

    bases-sector-forestal-jcyl

    Se analizan en la obra las variantes, problemática y orfandad legal que históricamente han tenido los montes de socios, cuyas posibilidades de gestión cambiaron radicalmente en el año 2003, tras la aprobación de una nueva Ley de Montes que habilitaba la constitución de Juntas Gestoras en estos montes pro indivisos.

    El número de localidades afectadas por la desamortización forestal en esta provincia es de 427. Se demuestra por tanto, que fue un fenómeno generalizado del que tan sólo se libraron contados pueblos cuyos montes se encontraban poblados por especies concretas (pinares, robledales y hayedos casi no se desamortizaron), o aquellos otros en los que los terrenos forestales ya eran privados en aquella época por pertenecer, normalmente, a la nobleza (destacando el ducado de Medinaceli).

    Se trata, en definitiva, de una obra que es de interés no sólo para los estudiosos de la realidad socioeconómica provincial, y para aquellos amantes de la historia forestal en general, sino para los que a nivel local, buscan explicación a la tipología de la propiedad (público-privada) que, en sus diferentes variantes coexisten en cada territorio.

  • Sector forestal y desarrollo rural

    Conversaciones de fin de semana entre Amaia Eguizábal y nuestro compañero Pedro Agustín Medrano Ceña, repasando la situación del sector forestal y de la provincia. Interesante.

    Entrevista 22 nov 2015 pag1Entrevista 22 nov 2015 pag2