En la localidad de Alcozar (término municipal de Langa de Duero), en los parajes de Valdesanvicente y Matapuercos , hemos concluido la repoblación de 40 hectáreas de terrenos marginales que se encontraban en estado de degradación ambiental. Algunos correspondientes a terrenos yesíferos, otros antiguos pastizales degradados por la retirada de las ovejas, en mayoría con apreciables signos de erosión.

Dada la fragilidad de los suelos y su fuerte pendiente, los trabajos de preparación del terreno han tenido que realizarse empleando maquinaria altamente especializada que ha minimizado cualquier tipo de arrastre o erosión del suelo.

 Hemos plantado 45.000 arbolitos, fundamentalmente enebros (Juniperus thurifera), pinos  piñoneros (Pinus pinea), pinos carrascos (Pinus halepensis) y encinas (Quercus ilex). Todas las encinas se han protegido con la instalación de protectores microiperforados biodegradables, con el objeto de favorecer su arraigo y crecimiento.

Con la instalación de esta masa arbolada, se contribuirá a la sujeción y mejora de los suelos existentes, se evitarán arrastres de tierras hacia cultivos en época de lluvias, a la vez que se han puesto los pilares para la obtención de un bosque que en su día será proveedor de otros bienes y servicios.

Con esta acción, la entidad titular contribuye a la lucha contra el cambio climático y a la reducción de gases de efecto invernadero con la fijación de 979 Tm de CO2, susceptibles de ser adquiridas por alguna entidad interesada en compensar su huella de carbono. ¡Enhorabuena!

La repoblación ha sido posible gracias al apoyo económico del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y de la Junta de Castilla y León, quienes la han financiado.